Devastado | Relato poético

Las lagrimas
caen sobre
el pavimento
una vez más.

Me siento
hostigado
de no poder
verte.

Me siento
cansado
de no poder
tocarte.

¿qué se supone
que haga
si no estás
a mi lado?

Es una maldita
tortura ver
sin que mis ojos
te capten.

Es una maldita
locura poder
besar sin tener
tus labios.

Es una maldita
insensatez poder
amar sin que seas
tú quien ame.

No quiero seguir
viviendo de este
lado oscuro y
lúgubre.

Prefiero morir
si eso significa
que te tendré
a mi lado.

Prefiero renunciar
a todo si eso
significa que te
tendré a ti nada más.

Ya quiero calmar
este maldito
dolor que me
consume a diario.

center>

Fuente

Aquella poema | Relato Poético

Mi mente era tempestad,
Mi cerebro una tormenta,
Mi cuerpo un huracán,
Mi alma devastada.

Y luchaba porque debía,
Porque era lo que tenía,
Sin nada que debía,
Pero que algo conseguiría.

Aquella guerra fue dura,
Sin un ganador certero,
Pero con muchos muertos,
Y miles de heridos.

Dolió mucho,
Más de lo imaginé,
Incluso si lo supuse,
Las heridas eran grave.

Era peligroso el vacío,
De aquella guerra,
Tenía que levantarme,
Pero no tenía dónde sentarme.

Mi mente decía paciencia,
Mi conciencia clamaba calma,
La voz que no me rinda,
Y el cuerpo resistencia.

Aquella guerra innecesaria,
Con mucho sacrificio,
Y demasiado esfuerzo,
¿pero cuáles ganancias?

La forma de ganar era cruel,
Pero debía algún ganador,
Alguien que sobresaliera,
Y otro que se perdería.

Aquella guerra solo tenía
Dos contrincantes,
Mi mente
Y corazón.

Ambos dándose,
Golpeándose,
Hiriéndose,
Rompiéndose.

Uno me decía que no,
El otro que sí,
Uno me suplicaba,
El otro me animaba.

Al final de aquella guerra,
El único muerto,
Fui yo.



Fuente

Contra marea | Relato poético

Nadaba sin ver atrás,
Tragando agua salada,
Combatiendo con las olas,
Atravesando el mar angosto.

Aunque me hundía,
Salía a la superficie.
Aunque me cansaba,
Seguía forcejeando.

Era tan lejos,
Que mi vista traicionaba.
Habían pasado horas,
Y aun así no visualizaba la orilla.

Era una pelea eterna,
Contra la marea,
Que no cesaba,
Y me apartaba.

Pero yo seguía nadando,
Como un loco sin motivo,
Como un enamorado correspondido,
O un hombre que se ha perdido.

La tormenta se acercaba,
Las olas crecían,
El mar se expandía,
Y la fuerza se me iba.

Pensé en rendirme,
Después de todo estaba lejos,
Pero mis ganas eran tantas,
Que solo mi conciencia avanzaba.

Y braceé lo más que pude,
A mar a abierto,
Donde no sería escuchado,
Y mucho menos rescatado.

Todo se iba de mí,
La esperanza,
Las ganas,
La fortaleza.

Algo me decía que me rindiera,
Así que me detuve,
Sabiendo que nunca llegaría,
Pero algo me dijo…
Una voz me recomendó
Que lo hicera una vez más.

Y así lo hice.
Braceé una vez más
y llegué,
Al fin llegué a la orilla.



Fuente

Te necesito | Relato Poético

Tan seco como el desierto,
Solitario como la luna,
Frío como el ártico,
Salado como el mar.

Perdido como un tesoro,
Sin rumbo como una nube,
Taciturno como un mal día,
Incomodo como una pesadilla.

Doloroso como la aguja,
Penoso como una caída,
Triste como la muerte,
Lamentable como un beso no dado.

Angustioso como la vida misma,
Lastimoso como el olvido,
Apenado como una mala escena,
Afligido como un amor no correspondido.

Melancólico como un recién dejado,
Abatido como un delincuente,
Apagado como un cuarto sin bombillo,
Decaído como un será que no fue.

Disgustado como una meta no conseguida,
Funesto como una funeraria,
Infortunado como los países bajos,
Deplorable como el planeta.

Así me siento,
Cada vez que no estás,
Cada vez que te vas,
Cada vez que no me escribes,
Cada vez que siento que te he perdido,
Cada vez que no te emocionas con mi presencia,
Cada vez que discutimos por una estupidez,
Cada vez que siento que ya no me quieres,
Cada vez que veo que miras a otra persona,
Cada vez que existe la inaudita posibilidad,
Que tú y yo dejemos de serlo,
Nos convirtamos en recuerdo,
O peor,
En un completo nada.



Fuente

Patético | Relato poético

Estoy perdido,
Con la vista enfocada,
En el veneno,
En la dosis mortal.

Tomo mi mano,
Paralizo mi cuerpo,
Tranquilizo mi mente,
Detengo mi sed.

El calor me vida,
La piel me pica,
La boca se me seca,
Y la pupila se me expande.

Lo necesito,
No lo necesito,
Lo necesito,
No lo necesito.

Es un maldito veneno,
Repito,
Pero es el mejor veneno,
Suena en mi interior.

La voz se vuelve aguda,
Me dice que lo haga,
Que agarre la botella,
Y me la tome completa.

Esta adicción al alcohol,
Me tiene acabado,
Con la mente cansada,
Y el cuerpo maldito.

Me levanto,
Poso frente a él,
Lo admiro,
Y sé que voy a caer.

Caigo cuando lo destapo,
Caigo cuando tomo la copa,
Caigo cuando hecho un trago,
Y caigo cuando lo llevo a mi boca.

Lo necesito,
No lo necesito,
Lo necesito,
No lo necesito.

Soy fuerte, repito,
Y tiro la copa contra la pared.
La mente explota,
Y las ganas me invaden.

Grito de furia,
Aúllo de impotencia,
Respiro con fuerza,
Susurro de cansancio.

Y cuando creo que he ganado,
Mi otro ser me muestra la verdad.
Tomo la botella completa,
La llevo a mi boca,
Y trago todo el veneno.

El maldito veneno
El adictivo néctar,
Pasa por mi cuerpo,
Y me siento en paz.

En paz destructiva,
Como Hiroshima,
O Nagasaki,
Mi cuerpo siente las secuelas.

Estoy maldito,
Condenado,
Enjuiciado,
Acorralado.

Este soy yo.
Un alcohólico.
Un desgraciado.
Un alcohólico desgraciado.



Fuente