Descubre cómo mantener tus riñones sanos.

Los riñones son vitales para la salud, por lo que es importante cuidarlos. Son los responsables de filtrar los productos de desecho que el cuerpo no necesita, expulsar el exceso de agua y otras impurezas en la sangre. Estos productos de desecho se almacenan en la vejiga para posteriormente ser expulsados a través de la orina.

No solo son fundamentales para protegerlo de una enfermedad cardíaca producto de una insuficiencia renal, sino que estos órganos del tamaño de un puño regulan los niveles de pH, sal y potasio en su cuerpo. Producen hormonas que regulan la presión arterial y controlan la producción de glóbulos rojos.

Comprender qué hace fallar los riñones y cómo ayudar a mantenerlos sanos, proporcionará pistas sobre las opciones de estilo de vida que ayudarán a mejorar la función renal. De hecho, mientras más saludables estén los riñones, mejor será la salud y bienestar en general.

¿Por qué fallan los riñones?

Es bien sabido que los riñones controlan los niveles de líquidos en el cuerpo, principalmente al producir orina. Los riñones desempeñan el papel de filtros, manteniendo las células sanguíneas circulando por todo el cuerpo y permitiendo que los residuos que no necesitamos se vayan bien lejos.

Una persona con riñones saludables rara vez notará que algo falla. Sin embargo, en caso de notar síntomas como fatiga inexplicable, pérdida de apetito, náuseas constantes, dolores de cabeza que rozan la migraña y calambres musculares, es posible que sus riñones estén fallando.

Lo primero que debe saber es que una persona que tiene antecedentes familiares de afecciones asociadas a los riñones tiene un mayor riesgo de desarrollar enfermedad renal. Ya sea por alta presión sanguínea, enfermedad cardiovascular o diabetes.

Otros factores de riesgo que causan que los riñones fallen incluyen: obesidad, obsesión al tabaco o cigarrillo, cálculos renales e infecciones crónicas urinario. Asimismo, las personas que pertenecen a ciertas herencias étnicas como los afroamericanos o hispanos, son propensos a desarrollar una enfermedad renal.

¿Quiénes son más propensos a desarrollar enfermedades renales?

Las siguientes personas son propensas a desarrollar problemas en los riñones:

• Personas mayores de 60 años.
• Personas con bajo peso al nacer.
• Personas con enfermedades cardiovasculares o con familiares cercanos que lo padecen.
• Personas con familiares que hayan tenido o tienen presión arterial alta.
• Personas que son obesas.
• Personas con diabetes.

Es necesario que las personas estén conscientes de los factores de riesgo anteriormente mencionados, ya que con regularidad son los que causan una falla y dolor en los riñones. Incluso, aquellos que no aparentan tener ninguno de los riesgos deben mantenerse en constante chequeo con un profesional de la salud.

Pero no te preocupes, cuando se trata de mejorar el estado de salud de los riñones, tenemos más control del que podemos imaginar. A continuación:

Consejos para mantener los riñones saludables

Coma saludablemente.

Una alimentación saludable asegura que tu cuerpo reciba las vitaminas y minerales que tanto necesita para desempeñar sus funciones diarias. Muchas frutas y verduras en el desayuno o almuerzo, granos como la pasta de trigo integral, pan y arroz, le darán todos esos nutrientes que los riñones piden para mantenerse activos y en un estado de salud extraordinario.

Por otra parte, cuando se trata de alimentos que deben evitarse para el cuidado de los riñones, la sal y grasa abarcan los primeros lugares de la lista.En cuanto los problemas renales, las afecciones médicas como presión arterial alta y diabetes son los principales causantes de cálculos renales. Debido a esto, se sugiere que siga hábitos alimenticios saludables y moderados para controlar el peso, la diabetes y los niveles de presión arterial.

Haz mucho ejercicio.

Hacer ejercicios es una excelente idea porque, al igual que los buenos hábitos alimenticios, la actividad física regula el aumento de peso y las consecuencias de la presión arterial.

No es necesario correr un maratón o convertirse en un campeón deportivo para mejorar los factores de riesgo que atentan la salud de tus riñones. Una caminata después del almuerzo es un comienzo sensato para mantenerse activo. Busque las maneras que más se adapten a usted para aumentar los niveles de movimiento al día y a medida que progrese, considere la posibilidad de realizar ejercicios más intensos.

Deja de fumar.

No es una exageración afirmar que dejar de fumar es crucial para promover el cuidado de los riñones. Fumar interfiere en la salud de los órganos ya que afecta el flujo de sangre e interfiere con la eficacia de los medicamentos que tratan los niveles altos de presión arterial. Cuando lo riñones no tienen un flujo sanguíneo adecuado, no funcionan a niveles óptimos y aumentan el riesgo de cáncer en los riñones.

Su riesgo de desarrollar los problemas anteriormente expuestos disminuirá una vez que aleje el cigarro de su vida. Tomará un tiempo, sobre todo si lleva muchos años con un cigarro en la mano, pero es la opción más saludable tanto para usted, sus riñones y las personas a su alrededor que inhalan el humo que expulsan los tabacos o cigarrillos.

Reduce el consumo de alcohol.

Consumir alcohol en ocasiones especiales no es una mala idea y no le hace daño a la salud en general, pero es necesario manejar los niveles de frecuencia en los que se ingiere líquidos nocivos al cuerpo. Al igual que el cigarro, el alcohol aumenta las posibilidades de desarrollar una enfermedad renal e incrementa la presión arterial a niveles que son dañinos para la salud. Aunque no se pueda eliminar el hábito, intente ir paso a paso, disminuyendo la cantidad de alcohol que se toma en una semana.

Disminuye la cantidad de azúcar en la sangre.

Las personas con altos niveles de azúcar en la sangre y que sufren de diabetes son más propensos a desarrollar daño renal. Sus riñones se ven obligados a trabajar más para filtrar el azúcar en la sangre cuando las células del cuerpo no pueden usar glucosa para transformarlo en energía.
Todo cambia y aminora el riesgo de daños permanentes si controla los niveles de azúcar en la sangre. En caso de detectar un daño temprano, su médico podrá tomar las medidas necesarias para reducir y prevenir afecciones adicionales.

Bebe agua, tanto como la necesite el cuerpo.

No hay nada más vital para mantener la salud de los riñones que estar hidratado. Si el cuerpo no recibe suficiente líquido, los riñones se secan y, en vez de expulsar las toxinas, la absorberán. Sin embargo, la hidratación tiene que ser suficiente y no a medias, ya que si es poca la cantidad de agua que obtiene el cuerpo, los riñones retendrán los líquidos en vez de expulsarlo como normalmente debe suceder.La cantidad de agua que necesita el cuerpo depende del estilo de vida saludable que lleves y el estado de salud que poseas.

Factores como el ejercicio, clima, genero, si se encuentra embarazada o amantando, son importante a la hora de planificar la cantidad de agua diaria que necesita. El cliché de los ocho vasos de agua puede que les caiga mal a algunos, pero realmente funciona y mantiene al cuerpo lejos de los males de la deshidratación. Eso sí, sin excederse, la sobre-hidratación no hará que mágicamente sus riñones mejores de la noche a la mañana y cure las enfermedades renales.

Consulte a su médico.

Las citas médicas rutinarias le permitirán a su médico realizar los exámenes necesarios de detección que salvarán su vida en caso que sus riñones se encuentren fallando. No descuide los controles mensuales, o anuales, esté atento a las citas para verificar que los factores de riesgo que ascienden a una enfermedad renal no atenten la salud de su cuerpo.

Lo más importante que puede hacer para mantener seguro sus riñones es cuidar su cuerpo para disminuir las probabilidades de desarrollar enfermedades que pongan una tensión en su cuerpo. Coma saludable, haga ejercicios y controle su peso para mantener la salud renal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *