Aquella poema | Relato Poético

Mi mente era tempestad,
Mi cerebro una tormenta,
Mi cuerpo un huracán,
Mi alma devastada.

Y luchaba porque debía,
Porque era lo que tenía,
Sin nada que debía,
Pero que algo conseguiría.

Aquella guerra fue dura,
Sin un ganador certero,
Pero con muchos muertos,
Y miles de heridos.

Dolió mucho,
Más de lo imaginé,
Incluso si lo supuse,
Las heridas eran grave.

Era peligroso el vacío,
De aquella guerra,
Tenía que levantarme,
Pero no tenía dónde sentarme.

Mi mente decía paciencia,
Mi conciencia clamaba calma,
La voz que no me rinda,
Y el cuerpo resistencia.

Aquella guerra innecesaria,
Con mucho sacrificio,
Y demasiado esfuerzo,
¿pero cuáles ganancias?

La forma de ganar era cruel,
Pero debía algún ganador,
Alguien que sobresaliera,
Y otro que se perdería.

Aquella guerra solo tenía
Dos contrincantes,
Mi mente
Y corazón.

Ambos dándose,
Golpeándose,
Hiriéndose,
Rompiéndose.

Uno me decía que no,
El otro que sí,
Uno me suplicaba,
El otro me animaba.

Al final de aquella guerra,
El único muerto,
Fui yo.



Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *